Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

+57 4 444 28 72

Blog - Enplanta | Excelencia y Productividad en Crecimiento

Logo CTA 01logoSDE2016

Agosto 23, 2017

En nuestro medio Kaizen es una metodología con comprobados resultados, las empresas vinculadas a enplanta son una prueba de ello. Sin embargo, pocas veces vemos a Kaizen más allá de las plantas de producción para llevarla a la vida diaria y convertirla en una filosofía útil para nuestra vida diaria, tal y como se hace en países como Japón.

Juan Carlos Cardona Betancur, ingeniero mecánico con experiencia en aplicación de Kaizen, pensó lo mismo. Después de ver las ventajas y los problemas en aplicación desde una planta de producción descubrió que el verdadero cambio debe hacerse en las personas. Por eso, ahora complementa su trabajo de asesorías técnicas a empresas en modelos de producción con conferencias relacionadas al crecimiento personal y liderazgo, temas que al fin de cuentas se han relacionado de una forma natural.

enplanta lo invitó a que dictara su charla “El Kaizen de la gente” a integrantes de las empresas pertenecientes al Programa. En enplanta.com quisimos indagarle un poco más acerca de las razones que lo llevaron a dar este nuevo enfoque y cuál es su visión acerca de la aceptación que puede tener en nuestro medio.  Una nueva visión humana y espiritual de Kaizen que permite acercarlo la cotidianidad de cada uno de nosotros como una herramienta eficaz para plantearse nuevas metas en la vida.

En su conferencia habla de Kaizen en un plano personal ¿Qué lo llevó a encontrar esta conexión entre una práctica industrial con aspectos que podría ser aplicados a lo personal?

Después de visitar tantas plantas de la ciudad y conocer la realidad de los resultados que Kaizen otorga versus la curva de motivación en la práctica, me di cuenta que en el primer año son excelentes pero después las personas, que son las que generan los resultados, desfallecen. Fue entonces cuando comecé a ver que era necesario enfocarnos en las personas y conocer la realidad de cada uno de los operarios, supervisores, jefes de produccion, gerentes de planta.

Por eso comencé a ver que trabajando primero en el enfoque de mejorar la realidad de cada persona se garantizará más adelante la continuidad de la mejor, no sólo  Kaizen sino todos los sistemas de mejoramiento continuo.

 ¿De dónde surge su interés de llevar el tema a este plano?

No se nos puede olvidar, a los que tuvimos la oportunidad de ir a una universidad, que los resultados no son el principal enfoque. Tiene que ser las personas las que al final generen los resultados y la continuidad de los sistemas, de alli mi preocupación por generar ambientes de mejora desde el ser también.

En su opinión, ¿Nuestras empresas trabajan por hacer mejores personas o dan excesiva importancia al resultado?

Excesiva importancia al resultado, de allí los altos grados de evasión de lo grupos Kaizen y, a nivel de personal, el desperdicio que representa la constante rotación lo que lleva a la pérdida del “know how” de las empresas.

Parece obvio que casi todas las personas buscan mejorar en la vida de alguna forma ¿Cómo cree que  una metodología puede servirle?

Se hace necesario e importante tener algún tipo de metodología o disciplina aplicada en cualquier ámbito de nuestra vida y por eso es tan importante contar con elementos extraídos de Kaizen para mirar que se necesita cambiar en aspectos personales de la vida.

Pero, ¿Mejores personas hacen mejores trabajadores o mejores trabajadores hacen mejores empresas?

 Mejores personas hacen mejores empresas.

Ahora bien, ¿El mejorar es un asunto netamente personal o un empresario puede hacer algo por incentivar a sus empleados?

Un empresario puede hacer mucho revisando las realidades de formación, generando acuerdos de sistemas gana - gana para entregar presupuesto de formación versus tiempo de aplicabilidad en los sistemas de la empresa, tiempos de planeación claros, jornadas de análisis  y solución de problemas, presupuestos mas amplios para realizar mejoras en los puestos de trabajo con análisis de ganancia de cada idea y sugerencia aplicada.

En nuestra cultura, ¿Cuáles siente que son los problemas o las barreras más recurrentes entre nosotros que nos impiden ser mejores?

El ego y orgullo todavía existe de parte de quienes tienen autoridad. Muchos jefes, lejos de entender que deben ser líderes, no enseñan a los demás las buenas prácticas o su background porque tienen temor a que les quiten la silla.

¿Cómo empezar a cambiar? ¿Cómo Kaizen puede ayudar?

Como lo expreso en mi conferencia es una decisión de sentarse cada persona y analizar su situación actual con humildad y exponerla para así mirar las debilidades y falencias y darlas a conocer para generar modelos de cambio y formación. Además, en mi criterio, debemos acercarnos a Dios para que Él pueda integrar cada una de las piezas que se necesitan modelar y permitir que su sencillez y amor hagan los cambios en cada uno lo que se reflejará en cada uno de los grupos de trabajo.

¿Cree que en nuestro medio Kaizen se pude convertir en una filosofía de vida, tal y como sucede en Japón?

Vamos por un buen camino en los niveles bajos de las compañías, es decir, operarios y supervisores. Aún falta mas difusión y un entendimiento claro de los mandos altos de las compañías y, sobre todo, conocer el gemba (puestos de trabajo) para determinar la potencia de una herramienta como Kaizen en el ámbito industrial.

Si pudiera resumir en un mensaje corto que dejan sus charlas, ¿Cuál sería el que le gustaría que se llevara la gente para su vida?

Se puede cambiar fácilmente un proceso y también fácilmente se puede cambiar tu vida.

Publicado: Junio 15 de 2015.

Publicado en Blog

A pesar de su juventud, María Victoria Vélez, ya tiene la experiencia en la aplicación de programas para mejorar la productividad en diferentes tipos de empresas. Por años estuvo vinculada a procesos en el Grupo Nutresa, experiencia que desde al año anterior ha puesto al servicio de las pymes participantes en enplanta.

Gracias a su manera simple y directa de impartir la metodología se ha vinculado impartiendo Talleres de Formación a diferentes equipos Kaizen en los últimos meses. Esta experiencia la ha llevado a conocer las expectativas con las que llegan al Programa los operarios y la necesidades que estos mismos han expresado, una forma de entender de primera mano las dificultades que enfrenta la aplicación del mejoramiento en las compañías.

Gracias a su capacidad para conectarse con las personas ha tenido gran éxito en su trabajo con pequeñas compañías en diversos sectores como Especialista enplanta, proyectos donde más que volúmenes se impacta directamente el quehacer de las personas. De cualquier forma, para María Victoria las problemáticas y oportunidades que hay en una gran empresa o en una pequeña, como con las que trabaja ahora, son más similares de los que la normalmente la gente cree.

En enplanta.com hablamos con ella para conocer su visión acerca del Programa, así como las virtudes y las falencias de nuestras empresas.

¿Qué se debe tener en cuenta para ser exitoso en la aplicación del mejoramiento?

Mi experiencia en el acompañamiento de empresas, y en general en la formación, me indica que el tema de la cultura es lo principal. Lo más importante es desarrollarla. Si tuviéramos que hablar de porcentaje diría que es un 80%, el 20% restante es el que se refiere a la metodología, que es lo que hacemos desde enplanta con las charlas de formación, los talleres, el acompañamiento y el cumplimiento de las fases

¿Y cómo se implementa entonces una cultura?

Ese proceso cultural siempre va a arrancar desde el compromiso gerencial. El problema es que éste muchas veces no existe o por lo menos no en el nivel necesario, pues simplemente autorizan que se lleven a cabo los procesos pero nunca se comprometen realmente.

¿Y por qué?

Considero que, en el caso de enplanta, aún falta generar más espacios con buena sinergia con la gerencia.

Pero, de alguna manera es un problema de nuestro empresariado…

Si, eso también es verdad.  Las empresas que acompañamos desde enplanta son pequeñas y en general son lideradas por sus mismos dueños, personas adultas que tal vez no tiene una formación académica pues simplemente han tenido un crecimiento desde lo que se ha venido dando. Esto genera muchos paradigmas que llevan a no ver el mejoramiento como algo necesario pues las cosas tienen que hacerse de la misma forma en que se han hecho siempre, además es algo aportante a las personas lo que no necesariamente va a generar una rentabilidad. Este tipo de pensamiento que hoy tienen las gerencias muchas veces no permiten dar ese paso.

¿Qué hacer entonces?

Lo primero es liderar con ejemplo. Ese es un aspecto clave que muchas veces brilla por su ausencia en las empresas pues quizás se habla mucho pero en el actuar no se reflejan en las acciones. Es fundamental que realmente si se lidere con el ejemplo y que si la empresa entra en un proceso o programa de mejoramiento que realmente se involucre el gerente, no simplemente que diga “me cuentan” o le pregunte al Especialista acerca de los avances.  

¿Estamos hablando de compromiso o de inversión?

Es totalmente de compromiso, el tema no es de inversión pues esto sucede tanto en empresas pequeñas como en grandes. He estado en ambas y los problemas son los mismos pues aunque en algunas hay reconocimiento falta liderar con ejemplo debido a las rigidez de las estructuras. En estas metodologías es importante que su aplicación sea desde arriba de la organización hacia abajo, o al menos así es mas fácil su aplicación.  

Bien, primer paso: una gerencia comprometida, ¿Por dónde seguir?

Otro punto es generar autonomía, es decir, tener esa confianza en las personas que representan la base de la empresa y que tienen la capacidad para proponer. Algunas veces hay restricciones por parte de la gerencia por pensar que las personas no saben, o creer que se sabe más y por lo tanto es el líder quién decide. Es un punto importante desarrollar autonomía en los procesos, sólo así la gente se podrá sentir reconocida. Puedo decirlo desde la experiencia, con algunas empresas que hemos tenido en enplanta, que este aspecto termina siendo fundamental.

Usted habla de reconocimiento, ¿A qué tipo de reconocimiento se refiere?

El tema de reconocimiento en nuestras empresas es fatal pues es casi nulo. No hablamos de incentivos monetarios pues los mismos operarios expresan que no esperan dinero sino simplemente que el gerente les diga que hicieron algo bueno. El hecho de publicar, de mencionar un buen trabajo o resultado por parte de un empleado lo pone como un modelo y eso siempre va a ser muy positivo.

¿Qué señales me indican que ya tengo una cultura?

Los tres puntos mencionados (liderar con ejemplo, autonomía y ejemplo) nos pueden acercar a la generación de una cultura, pero para darnos cuenta de su impacto hay que manejar indicadores de gestión y de desempeño.

¿De gestión y desempeño?

Si, estamos muy acostumbrados en las gerencias a hacer seguimiento a los indicadores de resultados como la productividad, el tema de costos o cómo van mis reclamos y, aunque esos indicadores son importantes, tenemos que buscar que la gerencia haga seguimiento a los indicadores de desempeño de gestión como cuántos Kaizen estamos trabajando, cuántas propuestas de mejoras se están promoviendo, cuántas Lecciones de Un Punto, cuántos estándares estamos alcanzando.

Desde esos indicadores es que vemos la gestión de la cultura. En otras palabras, es pasar del resultado al desempeño, si vamos mejorando en desempeño con más Kaizen, mas propuestas, más estándares pues obviamente el resultado va a ser una consecuencia. Eso es lo que uno tiene que tratar de buscar.

¿Nuestras barreras no están en la sociedad, más allá de los muros de la empresa?

Pienso que para tener un cambio cultural uno debe “venderlo” desde la persona, explicarle qué beneficio va a tener. Es algo que no hemos sido capaces de llevar a comunicar efectivamente, saber explicar qué beneficios le va a traer en el entorno familiar. Algunas veces se hace, pero no de forma generalizada, cuando lo logran es porque las personas hacen cosas en su casa de manera espontánea.

¿Cómo trascender en esta labor para impactar a la persona realmente?

Deberíamos tener mas fuerza en ese tema de cómo beneficia a la persona, siempre lo hemos vendido como un beneficio para la empresa. Personalmente lo intento hacer en los cursos de formación que dicto, en ellos busco aplicar Kaizen a la vida diaria en donde las pérdidas son los problemas que se presentan en nuestras vidas y que hay que corregir para poder crecer como persona y madurar.

En los talleres, ¿Ha sentido esta barrera por parte de los operarios que asisten?

No siento que existan barreras pues enplanta permite que no se tengan. El taller es un juego que las personas disfrutan pues no lo ven como algo teórico o pesado, allí aprenden lúdicamente. Las dificultades podrían presentarse en la empresa cuando el juego pasa a la realidad pero, en general, me parece que los talleres han sido un motor de motivación pues que anima a los participantes cuando regresan a sus lugares de trabajo.

¿Cuál sería un mensaje para los gerentes?

Tengan compromiso, involúcrense aportando su experiencia y conocimiento, ayuden a las personas para que generen y promuevan las ideas que tienen guardadas y que no se han atrevido a compartir. Ese es un “know how” que se está desperdiciando.

Publicado: Abril 15 de 2015.

Publicado en Blog

Nuestros aliados

Últimos Tweets

Contáctenos

Centro de Ciencia y Tecnología de Antioquia
Carrera 46 # 56 - 11, piso 15, Edificio Tecnoparque.
Medellín - Colombia
Teléfono: (+574) 444 28 72
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Galería Imágenes

Scroll to top